El piragüismo

En la isla d’Oléron y la cuenca de Marennes, entre mar y marismas, la práctica del piragüismo  tiene un sitio de predilección. Esta embarcación  es uno de los mejores medios de entrar en simbiosis con una naturaleza rica y preservada.

Entre los canales  y las marismas, estarán sin duda sorprendidos primeramente por el ambiente sosegado que reina, un verdadero encanto. Alrededor de Boyardville, de La Brée les Bains, del Castillo de Oléron y de Grand-Village-Plage , estas líneas de agua trazadas a través de las tierras serán para ustedes la ocasión de encontrase con una fauna, principalmente aves, y una flora típicas. En pareja de enamorados, en familia  o entre amigos, la piragua es el compañero ideal para ir al encuentro de garzotas, garzas, aves zancudas y patos salvajes. Al borde de los canales verán salicores, pequeñas judías verdes  de las marismas, además de pequeñas flores azules, las “inmortales de las marismas”. Al cabo de las horas, según la luminosidad, estos paseos resultan muy diversos. Un pequeño consejo, un paseo muy temprano por la mañana, cuando los rayos del sol acarician el agua es un momento único. 

Por supuesto excursiones con acompañantes y el alquilé de piraguas son propuestos en Oléron y en Marennes.  Hay que señalar que se trata de embarcaciones muy estables y accesibles à todos.

La costa este de la isla, la mejor protegida, es particularmente idónea al kayak de mar. Durante el verano, en el sector de Boyardville, de la Brée les Bains y de la playa de Marennes, hay generalmente poca corriente y sin olas lo que facilita la práctica de esta actividad. Para los más deportistas, es posible probar el kayak-surf. Para eso hay que dirigirse hacia la fachada Atlántica donde se originan olas y aquí tendrán sensaciones fuertes.

 

Vos avis...